Imagenes con frases: Frases Buenos Dias - Frases Buenas Noches - Frases Navidad - Frases cristianas - Año nuevo 2022 - Frases San Valentín - Frases Día del Padre - Frases Día de la Madre

Frases Domingo de Ramos con Imagenes cristianas


Frases Domingo de Ramos con Imágenes cristianas. La semana santa es una de las fechas más importantes del año. Encuentra las mejores frases de semana santa y domingo de ramos. En el Domingo de Ramos se celebra la entrada de Jesús a Jerusalén, el relato de su pasión y su muerte en la cruz. El Domingo de Ramos es simbólicamente la “puerta de entrada” en la que los cristianos se preparan para entrar en la Semana Santa y, por tanto, para dirigirse a la Pascua.

frases domingo de ramos

Semana Santa Frases

• Su camino no fue sencillo pero no terminó en la cruz. El regresó de la muerte para demostrarnos que el poder de Dios es grande y es por ello que siempre debemos seguir el ejemplo de Jesús.

• La Semana Santa es momento para reflexionar y meditar sobre lo vivido. Recordar lo que hemos logrado y a quien hemos ayudado. Es tiempo para agradecer a Dios por nosotros y nuestra familia. También para plantearnos nuevas metas, nuevos sueños y orar para que Él nos de la salud y fuerza, para poder lograrlos.

• Fue amado, odiado, alabado y crucificado pero lo que realmente trato de mostrarnos es que su compasivo corazón siempre estuvo dispuesto a amarnos y purificarnos. ¡Gracias, mi buen Jesús!

• Semana Santa es esperanza. La esperanza que se puede ver en las alas de una mariposa, cuando el gris del invierno se llena de vida, con la primavera que comienza. Cuando la naturaleza parece celebrar la maravilla de la vida.

• Semana Santa es una fecha de recogimiento, arrepentimiento y oración. Nunca te alejes de la palabra de nuestro Padre y sigue el buen ejemplo que su hijo nos dejó.

• La Semana Santa no es momento de pedir, ni de lamentarse, es simplemente para meditar y comprender que no somos gran cosa, una partícula más de la vida. Que somos afortunados solo con existir y que debemos agradecer y disfrutar lo que tenemos y que nos ha dado el Señor, antes de que llegue el momento de perderlo, que algún día llegará.