Una serrania


Al pie de una serranía
triste se quejaba un león,
y en el quejido decía:
“Yo nunca he sido llorón,
pero por ti lloraría
lágrimas del corazón”.