Una Rosa


Encontre una rosa y como alivio a mis anhelos la corte
y pasandole por el suave riachuelo
pedi un deseo
que te aparescas donde yo estaba

y como los deseos jamas se cumplen
me puse a pensar
en lo mucho que te queria
y veia como el pequeño riachuelo
se llevaba mis lagrimas
que mis ojos brotaban por ti.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook