Todo el tiempo del mundo


Fue una mirada, un frenesí de besos,
una lujuria de sentimientos.
Fue un instante sin fin,
sin tiempo para soñar.
Y entonces despertamos, y seguimos amándonos.