Que dicha la de mis ojos


Qué dicha la de mis ojos que pueden apreciar tú hermosura,
más dichoso es el viento que acaricia tu figura,
pero pobre mi corazón que lo tienes despreciado
y camino a su sepultura.