Poema Romántico


Ni el dulce murmurar del arroyuelo
que se desliza con variado encanto,
la tórtola afligida su quebranto,
ni al descorrer el misterioso velo
natura ufana con su rico manto,
me ofrecieron jamás ese consuelo
que ofrecen las dulzuras de tu canto.

Canta feliz, de un cielo bonancible
hija privilegiada, que tu lira
te muestra hermosa cuanto más sensible.
¡Por Dios! canta, otra vez y el alma inspira
de un triste trovador que en su amargura
halla en tus versos celestial ternura…

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook