No te prometo amor


Desde que llegaste, no me quema el frío,
me hierve la sangre, oigo mis latidos
desde que llegaste, ser feliz es mi vicio,
contemplar la luna, mi mejor oficio.

No te prometo amor eterno, porque no puedo
soy tripulante de una nube, aventurero,
un cazador de mariposas cuando te veo
y resumido en tres palabras: Cuánto te quiero.

Cuánto te quiero, cuánto te quiero.
desde que llegaste, nada está prohibido,
se marchó la duda, me abrazó un suspiro
desde que llegaste, no hay mejor motivo
para despertarme, para sentirme vivo.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook