No existe


No existe las luces del amanecer, el fulgor amarillo que me regala el cielo cuando te evoco,no existen las horas cuando en ti mucho pienso,cuando el horizonte me muestra tu silueta en el largo camino.

No existen los vientos empujados por Dios cuando se trata de recordarte y pensar que un día pueda estrecharte en mis brazos,contemplarte en mi corazón,no existen mis letras si no estás presente en ellas, no existen los días de gloria con esta concurrida soledad,sólo un mar de recuerdos, de muy bellos pasajes.

No existe el cielo y el infierno cuando trato de pensar que consumar contigo quiero una vida, un destino,no existe el amor si no existe Dios,escucharme quiero, la voz del interior que a ti me nombra,no existe el silencio, sólo el susurro tuyo cuando quieto quedo,no existen mañanas radiantes, solo tu mirada a lo lejos.

No existen los llantos, sólo el gemir que regalas al viento cuando se trata de recordarme, de pensarme y siempre amarme,al igual que esta criatura que celebra haberte conquistado,no existen las metas si no es a tu causa.

No existen suspiros, sólo respirar prolongado en momentos cuando te regalo un corto lapso de recuerdos, no existen las metáforas, las figuras en los escritos,sólo las maneras distintas de decirte que eres grande,
la preciada naturaleza encerrada en tu existencia.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook