Libre


Eres libre de tus actos, pero no de sus consecuencias
El peor castigo de un mentiroso
no es que no se le crean los demás,
sino que él mismo será incapaz
de creer o confiar en otros.