Jamas llegare a Olvidarte


Dice en su locura extrema,
y se va por otra parte…
cada loco con su tema.
toda esa pasión que abrasa.

¿Lo creerás?
es humo, es humo que pasa,
nada mas!

Sucede esto a cada paso
en nuestra existencia escasa:
y ¿creerás, mi bien, acaso,
que el humo también no pasa?
¡Ay! De esa ventura leda
que te hechiza,
pasa el humo y solo queda
la ceniza.

El amor que ardiente bebes
y que al empíreo te eleva,
ceniza es que el viento lleva
envuelta en sus ondas leves,
de tanto amor, entusiasmo
y contento,
no resta ¡cruel sarcasmo!
sino viento.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook