Equivocación


Que gran error el mío al entregar mi corazón
a una persona que nunca lo mereció.

Tantas caricias, tantos besos y tantos abrazos
de nada sirvió pues al final sólo quedo
un vacío en mi corazón.

Noches de pasión entregándome a tu amor
devorándome en el fuego de una intensa pasión
sin saber que era el fruto de un gran dolor.

Te amo, cuantas veces de tus labios
lo escuche decir, haciendo que mi corazón
no dejara de latir, pero ahora sólo siento
pena y dolor por ti.

Hoy quisiera maldecir el día que te conocí
y desear que nada hubiera pasado
para no sufrir así.

Ya solo quedan heridas y un gran dolor
en el corazón y escuchar a mi conciencia
que fue una equivocación.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook