El valor del verdadero amor


Nuestros hijos son una bendición que Dios nos dio para amar y ser amados. La bendición es una invocación de la protección de Dios y su espíritu santificador sobre una persona, un lugar o una cosa; generalmente recitando un sacerdote unas palabras rituales o haciendo la señal de la cruz.

hijos

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook