Dolor compartido


Recuerdo una vez no muy lejana,
conocí a una mujer, no sé su nombre,
iba callada quizás ocultando una pena
o recordando talvez, algún hombre.

De esos que hay tantos en este mundo
que prometen mucho y nada cumplen,
que no nacen de un amor fecundo
y mancillan el amor de alguien.

Asi conoci a una señorita
que iba por el mismo camino
seguí tras sus pasos hasta alcanzarla
y voy buscando ahora como curar mi herida
porque he perdido, lo que más quería.

Y no pido a nadie que se compadezca,
que si tuve culpa lo he reconocido,
pero aquel hombre que actuó con vileza
no sabe lo mucho que yo he sufrido.

Y el llanto entonces brotó de repente,
cogiéndole el rostro le dije no llores,
porque esas lágrimas son del alma doliente
y no se reponen por lo que más quieras-

No lloro de pena amigo, sino de alegría,
porque todavía habita en mí una esperanza
porque tú amigo, eres compañía
eres la existencia de mi confianza.

Por eso hoy quisiera cerrar ya la puerta
vivir con mis cuitas acuestas de amor,
y sanar la herida que aún está abierta
olvidarme siempre de ese gran dolor

Pero eso no puedo,conseguirlo
deseo amigo me dijo, bríndame tu mano
enséñame que el perdón es mejor que el odio cuando se ama, es mejor callarlo.

Amiga  le dije te doy mi encanto,
te doy la caricia, te doy mi calor,
pero deja ya ese triste llanto,
y juntémonos hoy en un gran amor.

Yo sé que entiendes porque amaste un día,
así ame también sin saber a quien,
fue mi dicha toda, fue mi alegría,
hoy mis ojos lloran porque no la ven.

Por eso amiga, sé lo que es sufrir,
y en tu pena de amor estoy contigo,
hoy la vida me dice empieza a vivir,
porque hay un corazón con el mismo castigo.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook