Comprendo


Comprendo que tus besos jamás han de ser mios, comprendo que en tus ojos no me tienen que ver jamás, y te amo, y en mis locos y ardientes desvaríos bendigo tus desdenes, adoro tus desvíos, y en vez de amarte menos te quiero mucho más.

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook