Como quisiera


Incontables son las noches que paso pensando en ti, pero dulce me es tenerte en mis pensamientos, en mi quehacer diario y en todas las cosas que realizo. De este modo se me hacen más placentera las largas horas que me alejan de ti, de tu presencia lejana pero presente igualmente… Tú vives en mí.

Mi amor, incontables son las noches en las que no dejo de dedicarte al menos un suspiro, unas letras y una tímida oración antes de poder concluir un día más en esta larga ausencia que aún he de afrontar hasta poder encadenar mi destino al tuyo, cuando ya te tenga a mi lado y no haya más que esperar.

Pero por ahora se ha impuesto la noche, aún sigo aquí, sola, acompañada por tu pensamiento y por tu misma presencia que vive en mi mente, en mi corazón, en mi vida que la alegras mucho. Ya no sé vivir sin tus cosas, tus risas, tus quejas, tus mimos, tus besos que siento aun en la lejanía.

No puedo negarte que existen noches en las que me sobrecoge un temor, un pequeño pesimismo de no verte pronto pero luego olvido todo aquello porque hemos sido muy perseverantes (hasta el día de hoy), hemos adquirido la fortaleza necesaria para concluir con lo que hemos comenzado ya hace mucho tiempo atrás. Somos de lo poco que queda: dos amantes a la antigua que saben cuidarse sin importar cuán lejos nos encontremos, porque sé que vivo en tu corazón como tú vives en el mío.

Tú estás en mis pensamientos, yo habito en los tuyos,este amor es nuestra garantía, nos facilita un porvenir de felicidad, nuestras letras son las pruebas mismas de este amor que surgió de manera inesperada entre los dos, pero que ahora se va consolidando por el mismo motivo por la cual aún seguimos juntos. Sí mi amor: letra a letra, carta tras carta y poema tras poema que se sigue sucediendo una a otra vamos uniéndonos más. Será así hasta que escuchemos nuestras voces diciéndonos líneas de amor que hagan palpitar alegremente nuestro corazón y sellemos todo esto con nuestra unión, porque ahora ya no me imagino una vida sin ti. Te prometo que ya no lo imagino así… sin ti.

Eres la razón de mi vida,incontables noches de inspiración son, y muchas noches más que nos quedan, hasta que no haya que esperar ya un día más estando solos, porque juntos compartiremos la belleza de un cielo negro, hasta que lo veamos morir en el firmamento y podamos compartir un bello horizonte en unidad con un sol que se levantará a lo alto del cielo y nos dará señales claras que la espera ha terminado.

Eres mi meta,esta es mi lucha y ganarte es mi premio:ganarme el derecho de vivir junto a ti,Amarte toda la vida,hasta una nueva carta amor mío. Una noche cualquiera más para escribirte, para recordarte que aquí sigo por ti, con mi vela, mi pergamino y mi pluma que no puede dejar de escribirte porque eres la razón de mi existir, la razón por la que dejo mis noches de insomnio aquí. Me sirven para inventarme nuevas letras que hablen de amor, de ese que sólo nosotros sentimos y vivimos día a día. Vuelo en mi imaginación y te abrazo con todo mi corazón para que puedas sentir este amor nuestro amor .

Amor, ¡cómo quisiera ser como el viento,besar tus labios y sonreír contenta!Amor, cómo quisiera…

Compartelo!Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook